FANDOM


Entre los años 109,000 A.N.E. y 100,000 A.N.E, se formó una civilización prehistórica combinada entre varias especies y subespecies de géneros relacionados con los humanos, conocidos como Erde-Tyrene. Esta civilización era un remanente del imperio interestelar humano, que fue destruido por los Forerunner al acabar la Guerra Humano-Forerunner.

Historia

Image-1425526327

Miembros del grupo Erde-Tyrene volviendo de cazar

Como castigo por desafiar a los Forerunner, el Consejo Ecúmene decretó que los seres humanos fueran despojados de toda la tecnología y ser obligados a someterse a un proceso de descentralización biológica inducida artificialmente: dentro de un lapso relativamente corto de tiempo, los seres humanos tenían millones de años de su evolución inversa, pronto ellos perdiendo cuerpo masa y, finalmente, inteligencia, así como este proceso a regañadientes fue supervisado por La Bibliotecaria, actuando bajo órdenes del Consejo Ecúmene.

Mientras muchos Forerunner en posiciones de poder querían ver a la humanidad aniquilada, la Bibliotecaria habló en su defensa, visualizarlos como especiales y potencialmente dignos de heredar el Manto de Responsabilidad. Las creencias de la Bibliotecaria sobre la humanidad se reforzaron durante el milenio posterior: en tan sólo mil años, el incumbido humano había sido disparado. Además, los seres humanos se ramificaron en numerosas especies y subespecies, progreso que normalmente habría llevado millones de años. Mientras que esto era debido en parte a la ayuda de la Bibliotecaria y su Geas, también hubieron factores desconocidos que incluso ni la Bibliotecaria y sus subordinados los Trabajadores de Vida podrían explicar a pesar de estudiar a los humanos y su código genético más a detalle.

Image-1425527338

Una aldea en Erde-Tyrene

Más de veinte de estas especies migraron a través de la Tierra y formaron poblaciones separadas en todo el planeta. El desarrollo de la civilización comenzó nuevamente; los seres humanos comenzaron a asentarse y a reunirse en aldeas y comunidades tribales. Empezaron a cultivar y a criar y cazar muchos animales como ovejas, cabras, lobos, ganado y aves domesticadas. Desarrollaron herramientas y tecnología básica; esto estimuló el desarrollo del comercio y la industria aún incipiente. Otros continuaron viviendo en comunidades tribales, como la que fue encontrado por los Forerunner durante la construcción del portal hacia la Instalación 00 en África Oriental.

Tecnología y Sociedad

Image-1425530269

Integrante de una tribu de Erde-Tyrene después de pescar

Después de la derrota de los humanos, los Forerunner restringieron a aquéllos de todo tipo de tecnología y devolvieron a los humanos a una época en la que eran cazadores y recolectores. Con ayuda de la Bibliotecaria, los seres humanos recomenzaron a desarrollar su civilización. También gracias a ella los humanos construyeron industrias primitivas.

En la sociedad de Erde-Tyrene de esa época, era común que las mujeres se casaran a temprana edad y que en las regiones de calor se llevaran varios trapos y taparrabos.

Religión y Mitología

La gente de esta civilización siguió el camino de Daowa-maad y de la base de lo que sobrevivió de la civilización humana avanzada. Sus creencias sagradas en cuanto a la vida y la muerte así como el poder de nombres se tomaron del concepto de la adoración a la Bibliotecaria, que personalmente fue visto por la gente que en el momento del nacimiento de cada humano ella estaba presente. Los nombres eran considerados muy importantes en esta religión.

Rituales

Image-1427422449

Aldea tradicional de las tribus de Erde-Tyrene

Al madurar, los hombres en el área metropolitana de Marontik tradicionalmente experimentaban un rito que implicaba ser conducido a través de una serie de "Cuevas Sagradas" un viaje de un día desde Marontik. Estas cuevas contenían innumerables pinturas que describían las creencias humanas sobre la vida y la muerte. Durante la ceremonia, las cuevas se enfurecían con el humo embriagador de las hojas, el cuerpo de la persona era cubierto de barro, chamanes tallaban una serie de diseños para el ritual en su espalda, hombros, costillas y pecho utilizando cuchillos de hueso. Aquellos que habían experimentado el ritual a menudo repetían el mantra "Porque eso he visto en las Cuevas Sagradas" para afirmar su fe en lo que habían visto.

Un pariente moribundo se prepararía para la vida eterna a través de un rito de despedida que implicaba la recitación de una oración para que el individuo muriera con la seguridad de que pasaría por las "Aguas Occidentales" y que los dioses que esperaban del otro lado (Abada el rinoceronte y el gran elefante) no los rechazaría. Se temía que Abada y el elefante podrían rechazar si olían el miedo, o si no se realizaron los ritos adecuados. En ese caso, el individuo quedaría para las hienas y los buitres y no se le otorgaría a una vida pacífica, y en su lugar se vería obligado a vagar por la tierra sin descanso como un fantasma. De acuerdo con algunas viejas historias, los muertos continuarían a pie para siempre sin saber a dónde iban.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.