Halopedia
Advertisement
Halo: Shadows of Reach - A Master Chief Story
Halo Shadows of Reach Portada 2.jpg
Información
Publicación 20 de Octubre de 2020
Escritor Troy Denning
Páginas 416 páginas
[Como usar esta plantilla]

Halo: Shadows of Reach - A Master Chief Story es una novela del Universo de Halo, escrita por Troy Denning. Si bien inicialmente se había anunciado que iba a ser publicada el 22 de Septiembre de 2020, [1] finalmente se publicó el 20 de Octubre de ese año.

Resumen Oficial (Traducido)

Octubre de 2559. Ha pasado un año desde que la renegada Inteligencia Artificial Cortana ordenara un ultimátum a nivel galáctico, sometiendo a muchos mundos a ley marcial bajo el indominable abrazo de sus armas Forerunner. Fuera de su vista, los miembros del Equipo Azul - John-117, el Jefe Maestro, Fred-104, Kelly-087 y Linda-058 - son asignados desde la UNSC Infinity para hacer una misión encubierta en el devastado mundo de Reach.

Su antiguo hogar y lugar de entrenamiento, - y el sitio de la más cataclísmica derrota militar cerca del final de la Guerra Covenant - Reach, aún oculta muchos secretos tras todos estos años. La misión del Equipo Azul es penetrar en los abismos llenos de escombros de la Base CASTILLO y recuperar recursos secretos, guardados en el abandonado laboratorio de la Dra. Catherine Halsey - recursos que podrían convertirse en la última esperanza de la humanidad contra Cortana.

Pero Reach ha sido invadida por una poderosa y brutal facción alienígena, quien tiene sus propias razones para estar allí. Estableciéndose como una brutal fuerza de ocupación en el devastado planeta, este enemigo pronto transformará la simple operación de recuperación del Equipo Azul en una crisis total. Y con el destino de la galaxia en juego, el fracaso no es una opción...

Trama

El libro comienza con el Suboficial Jefe Maestro, John-117, a bordo de la UNSC Special Delivery, una nave de inserción sigilosa de tipo Owl, en camino a la superficie de Reach en medio de la noche. John contempla el monitor de situación estando en modo apagado, esperando a que la temperatura del casco de la nave descendiera lo suficiente para que se encendieran las cámaras de proa. Para él, esto no importaba ya que sabe que podía esperar cuando se encendieran, tras haber visto docenas de otros planetas cristalizados. También sabe que nada podía sobrevivir a un bombardeo de plasma del Covenant. Sin embargo, él quería y necesitaba ver cómo le iba al planeta en esos días de cualquier forma.

John empieza a recordar la misión asignada al Equipo Azul, la Operación: WOLFE. Solo tenían una tarea sencilla: un descenso de dos kilómetros a las ruinas de la Base CASTILLO para recuperar unos recursos que la Dra. Catherine Halsey necesitaba para salvar a la galaxia de la IA rebelde Cortana. Para su mala fortuna, recordarla hace que empiece a sentir deseos de tener una batalla contra sus propios pensamientos sobre lo que él hubiese hecho diferente en aquel incidente. Revisa el tiempo estimado de llegada en su HUD y se da cuenta que aún quedan unos veintisiete minutos para aterrizar, por lo que decide aprovechar el tiempo para pensar otra vez lo sucedido con Cortana. Recuerda su última batalla juntos, así como cómo ella había logrado regresar de la muerte y obtenido el control del Dominio junto a los Guardianes para dar su ultimátum a cada mundo en el Brazo de Orión de la galaxia. Igualmente, recuerda el gran número de muertes y devastaciones que los Guardianes podían causar, así como el ejército de IAs humanas que Cortana había logrado corromper. John se siente responsable de todo esto y no deja de pensar que, de haberle ordenado a Cortana que se retirara cuando su condición estaba empeorando, podría haber prevenido que fuera conducida al Dominio. No obstante, sabe que de haber hecho eso no podría haber triunfado en destruir el Compositor. No puede dejar de darle vueltas a eso y se dice que había hecho lo mejor que pudo bajo aquellas circunstancias, aunque se arrepiente de haber desobedecido órdenes y haberse ausentado sin permiso junto al resto de su equipo. Sabe que algún día habrá un ajuste de cuentas por aquella decisión, solo que no en ese momento.

Se vuelve a concentrar en su misión, aún con mucho tiempo de sobra, y recuerda que el día anterior la UNSC Bucephalus, la nave nodriza de la Special Delivery, había captado unas conversaciones en la superficie que sugerían que ocurría un conflicto de baja intensidad en la Cuenca Arany. Él sabe, por los informes de inteligencia que había visto a lo largo de los años, que no había pasado mucho desde el bombardeo de plasma del Covenant, solo que un puñado de recuperadores habían estado visitando el planeta desde que el suelo se enfrió y que unos pioneros de rehabilitación se habían asentado en algún lugar de Eposz. Supone entonces que los pioneros estaban involucrados de alguna manera en el conflicto que se desarrollaba, pero no lo toma con certeza.

En ese momento, la Suboficial Jefe Stella Mukai lo saca de sus pensamientos e informa que quedan dos minutos. John comprueba en su HUD que aún quedaban veinticinco minutos, por lo que le pregunta sobre a qué se refería. Mukai aclara que faltan dos minutos para que las cámaras de proa se enciendan, aunque le dice que no podrá ver nada a esas horas de la noche. Fred-104, sentado frente a John, se queja al escuchar esto y empieza a decir que la Special Delivery debería tener instalado un paquete de mejora de infrarrojos, pero eso molesta a Mukai considerando que la Special Delivery sí tenía instalado uno y que nadie le decía cómo manejar su nave. Fred trata de pretender no haber notado la cara de Mukai, desviando la mirada, mientras que Linda-058 sigue absorta en sus pensamientos y Kelly-087 sigue escuchando música rock dentro de su casco, un gusto que había adquirido desde el evento de Cortana. No obstante, Mukai no cede y sigue mirando a Fred, por lo que John decide intervenir y dice que Fred solo estaba dando una sugerencia. Mukai replica que eso no sonó como sugerencia, por lo que Fred finalmente decide pedirle disculpas, haciendo que ella se contente y encienda el paquete de mejora de infrarrojos de la nave para ver la superficie en el monitor de situación.

La Special Delivery sigue descendiendo sobre los campos polares en dirección hacia la Bahía del Gran Cráter hasta que la nave detecta, unos momentos después, varias naves proviniendo cerca de donde una vez terminaba la plataforma de hielo Babd Catha. John utiliza su HUD para sincronizarse con el sistema de información de combate de la Special Delivery y se da cuenta que son Seraphs, por lo que les informa de esto a los demás presentes en la bahía de tropas. Se siguen acercando a la bahía mientras que los Seraphs siguen subiendo a una altura de intercepción. Unos segundos después, John observa que los Seraphs se están reacomodando en un patrón para triangular su posición, algo que él considera como una maniobra tonta hasta que se da cuenta que puede que no estén intentando interceptarlos. Empieza a buscar interceptores en la parte superior del monitor de situación, pero no logra encontrar alguno.

En ese momento, la voz del copiloto de la Special Delivery, el Primer Teniente Maks Chapov, empieza a sonar sobre la red de comunicación interna y le pregunta a John sobre qué le parecía perder el equipamiento de excavación. Ellos traían un LHD y un jumbo de perforación, necesarios para lograr entrar al laboratorio de la Dra. Halsey debajo de la Base CASTILLO. John empieza a preguntarle sobre por qué sería necesario hacer eso, y Chapov contesta que los Seraphs no están tratando de interceptarlos sino solamente los están rastreando y que, si existían interceptores, necesitarían tener una nave ligera para salir de ahí. John entonces le cuestiona sobre la identidad del enemigo y Chapov responde que han captado conversación en Jiralhanae en las comunicaciones. El Equipo Azul se da cuenta entonces que solo podría tratarse de los Desterrados o de los Guardianes de la Única Libertad, a lo que Fred comenta que eso no es bueno. Chapov concuerda y les comunica que se ponía peor el asunto ya que los Seraphs que los rastreaban habían despegado desde la Base Sword.

A pesar de esta revelación, John sigue sin entender la necesidad de deshacerse del equipo de excavación, por lo que sigue cuestionando a Chapov sobre si le estaba ocultando algo más. Chapov simplemente responde que les daba una mala sensación la situación en la que se encontraban y que estaban preocupados que hubiesen interceptores viniendo desde la Cuenca Arany. Luego se une a la conversación por radio el piloto de la nave, el Mayor Eznik Van Houte, diciendo que solo es una sensación y que realmente no había de que preocuparse.

Van Houte se desvía a la Cuenca Arany, descartando el plan de inserción original, y John utiliza la computadora dentro de su armadura para calcular el límite de detección. Para él, el proceso era menos eficiente que si los cálculos los realizara Cortana, pero recuerda que el UNSC había dejado de utilizar las IAs inteligentes y en cambio se limitaban a usar IAs tontas. Van Houte ordena a Chapov que arme los señuelos mientras él sigue haciendo descender la nave rápidamente. Mukai, familiarizada con los trucos de Van Houte, le dice a los Spartans que se aseguren de que sus arneses de seguridad de sus asientos estén bien abrochados. John sigue inspeccionando las transmisiones de la cabina en su HUD y nota que aún siguen descendiendo. Van Houte rompe su silencio y le ordena a Chapov que desactive las igniciones de los misiles de la nave; después, le explica a John que cambió su plan de inserción debido a que notó interceptores proviniendo inesperadamente de Nueva Miskolc y de la Instalación de Regeneración y Salvamento de Szarvas. La idea de que el enemigo provenía de dos antiguas instalaciones del UNSC hizo que John repensara sobre su identidad. Van Houte afirma que probablemente habían más interceptores que no había visto, pero le asegura que estarán bien una vez que desaparezcan.

Posteriormente, Van Houte procede a realizar su maniobra poniendo la nave boca arriba y descendiendo en una inclinación para luego volver caer en picado viendo hacia atrás. John empieza a comprender la maniobra y que Van Houte quería hacerle creer al enemigo que estaban siguiendo a bólidos. Sin embargo, durante el descenso, la nave comienza a sacudirse violentamente por la maniobra y el equipo de excavación empieza a soltarse de sus seguros. Mukai junto a Chapov quedan inconscientes, obligando a Van Houte a liberar los misiles él mismo. John le grita a Van Houte que apague los motores y él hace caso, pero eso solo provoca que la nave se siga sacudiendo mientras pierde velocidad, y el equipo de excavación se sigue soltando y chocando contra la escotilla de la bahía de tropas, haciendo que empiece a despresurizarse y arriesgando que las máquinas salieran volando por los aires. Los Spartans salen de sus asientos y empiezan a asegurar las máquinas, pero Van Houte hace que la nave empiece a ascender otra vez debido a las montañas. John ordena entonces al resto del Equipo Azul que regresen a sus asientos. Mukai y Chapov recobran la conciencia, y la nave logra aterrizar chocando contra la superficie.

Los presentes en la bahía de tropas empiezan a prepararse para salir de la nave. John utiliza y ajusta el sistema de visión nocturna de su armadura para ver en la oscuridad de la noche, y posteriormente procede a realizar un escaneo rápido en el cielo para ver si había Seraphs acercándose. Al no hallar ninguno en el cielo, les indica a los demás miembros del Equipo Azul cómo ajustar su sistema de visión nocturna para ver mejor, y le ordena a Linda que actúe de vigía para después decirles a Fred y Mukai que saquen el equipo de excavación de los restos de la nave. Entonces, Chapov habla por la red de comunicaciones diciéndoles que aún no preparen el dispositivo de autodestrucción de la Special Delivery y Van Houte les dice que él se encargará del dispositivo de autodestrucción. John se dispone a salir de la nave mientras les pregunta qué pasará con ellos. Chapov responde que él estará bien, pero que había problemas con Van Houte. Éste les ordena evacuar y alejarse; pero Chapov se niega a abandonarlo, haciendo que John empiece a agradarle más el chico. Él y Kelly empiezan a ir a su posición para ayudarlos.

Llegan con Chapov en primer lugar, y logran sacarlo de su cabina tirando de ella entre los dos. Sin embargo, se dan cuenta que la cabina de Van Houte estaba totalmente enterrada bajo la lechatelierita por lo que no podrían sacarlo de la misma manera. Él les vuelve a decir que se marchen, pero John insiste en sacarlo de ahí. John le ordena a Chapov que se reúna con Fred y Mukai para que puedan traer una máquina de excavación para ayudar. Mukai empieza a utilizar el LHD para formar una rampa para salir del surco de choque formado por la nave con el apoyo de Fred. John tiene la idea de usar el jumbo de perforación y se la comunica a Fred, pero Linda los interrumpe por radio diciendo que había un problema con ese plan ya que los Seraph seguían inspeccionando la zona de impacto de los señuelos y en esa oscuridad usar el jumbo de perforación sería como una baliza para atraer al enemigo hacia su posición. Van Houte vuelve a decir entonces que se vayan, pero John vuelve a negarse.

Mukai logra terminar la rampa y empieza a llevar el LHD hacia ellos. Le dice a John que hagan una línea enfrente de la cabina para ella y el LHD para darle a la máquina algo que morder. John le ordena a Fred y a Chapov que traigan los contenedores de gelignita. Luego procede junto a Kelly a dirigirse hacia donde debería estar la cabina de Van Houte enterrada bajo la lechatelierita utilizando la escopeta de ella para abrirse camino hasta allí. Linda les informa entonces que el enemigo estaba empezando a expandir su búsqueda, y Kelly entonces empieza a dispararle a la lechatelierita entre ellos y la cabina para darle al LHD lo que necesitaba para morder. Van Houte les dice que lo que está haciendo está funcionando por lo que John le pide que enlace el dispositivo de autodestrucción a su unidad de comunicaciones. Enseguida, Linda les comunica que tres naves se dirigen hacia su ubicación para apresurar a Fred y Chapov en traer el jumbo de perforación hacia la posición de John, Kelly y Mukai. Ésta última utiliza el LHD para empezar a quitar la lechatelierita con la ayuda de Kelly.

Linda se vuelve a comunicar para decirles que los Seraph se disponen a disparar, por lo que Fred dice que tiene una idea y le dice a Chapov que se cubra bajo el jumbo. Por su parte, John le ordena a Mukai que se retire, y que él y Kelly se encargarán del resto. Después de seguir quitando la lechatelierita por su cuenta, los Seraph disparan obligando a John y Kelly a cubrirse, y seguir cavando con sus guantes. Entonces, Fred utiliza el jumbo de perforación y empieza a contraatacar disparando a las naves con el taladro de plasma, derribando a dos y haciendo retroceder a la tercera. John lo felicita y Fred le pide a Chapov que salga de debajo del vehículo para manejarlo en lo que él marca una ruta a pie; igualmente, John le ordena a Mukai que lleve el LHD a la cima y que no los espere. Linda les informa que el enemigo está maniobrando ahora para aproximarse de manera cautelosa, haciendo que John descarte a los Desterrados como su identidad. Van Houte finalmente logra salir y John lo carga para ir más rápido mientras que le ordena a Kelly que ayude a Mukai con el LHD.

John ve varias filas de Seraph aproximándose, y saca granadas de fragmentación y las utiliza para ocultarse de los sensores de los cazas mientras que huye de sus disparos. Le pide al resto del equipo que los distraigan. En ese momento, John y Van Houte encuentran los restos del casco de uno de los Seraph derribados, provocando que decida ir a confirmar de una vez por todas la identidad del enemigo. El resto del equipo le insiste en que se de prisa, pero él les pide que sigan distrayéndolos. Los dos encuentran el Seraph derribado y ven el logo de los Desterrados. John, reanudando la escalada, le ordena a Van Houte que active el dispositivo de autodestrucción de la Special Delivery y, siguiendo la señal de Linda, logran destruir la nave junto al resto de los Seraph que los perseguían.

Apariciones

Personajes

Especies

Lugares

Eventos

Vehículos

Tecnología y Equipo

Notas de Producción

  • Troy Denning comenzó a trabajar en la novela en 2019.
  • Denning mencionó que dentro del primer borrador, Kelly estaba escuchando la canción Killer Queen durante el primer capítulo.
  • La portada fue hecha por Chris McGrath.
  • La portada se asemeja a la portada original de Halo: La Caída de Reach.

Galería

Fuentes

Advertisement